Precinto Impreso

Para que sirve el precinto impreso?
El precinto impreso no solo sirve para pegar o para unir cosas, también puede ser utilizada como método de seguridad, según el lugar en el que se coloque. ¿Acaso nunca han leído la frase: “no usar si está roto el precinto de seguridad”?

El precinto de seguridad no es más que eso, un trozo de precinto impreso  con algún texto o alguna imagen en el que se coloca una especie de advertencia, se pone en puntos clave de los paquetes y de ciertos productos delicados.

El precinto impreso se puede elaborar en el material que el cliente lo solicite, bien sea polipropileno, PVC, fibra de vidrio, de aluminio, que sean solventes, acrilicas, hotmelt  etc… La impresión es más común hacerla a una sola tinta, sin embargo esto también es decisión del cliente, ofreciendo también la posibilidad de realizar la misma en el estilo de impresión conocido como “sandwich” es decir, la tinta queda entre la cinta y el adhesivo, con lo que está protegida del agua, la humedad o el roce y se evita que pueda ser removido el texto.

La medida de estos precintos impresos también dependen de la necesidad del cliente, pueden ser solo una delgada cinta o ser de los tipos más gruesos, la idea de los mismos es que puedan garantizar que un usuario que recibe un artículo sellado con este precinto pueda tener la seguridad de que el empaque no ha sido abierto antes por alguien más.